AdSense

viernes, 8 de marzo de 2013

¿Estarán en riesgo los diálogos con las Farc?

Timochenko
Las revelaciones de Timochenko
Tomado de: Kien&Ke | Kien&Ke – Yahoo noticias
Por Rafael Guarín |
Timoleón Jimenez, alias “Timochenko”, se quejó en una carta abierta del discurso del Presidente Juan Manuel Santos en contra de las FARC pronunciado hace unos días en San Vicente del Caguán, al tiempo que anunció que a pesar de los avances, el proceso de paz está en un pantano en el que se puede hundir.
La misiva es un emplazamiento a Santos para que en la mesa de La Habana se discutan las propuestas de las FARC, que suman casi el centenar, y que no se imponga por parte de los delegados gubernamentales lo que el terrorista denomina “calculada concepción del proceso”.
Pero además de eso hay revelaciones interesantes que hace el máximo líder de esa organización guerrillera:
Primero. Fue Santos, no las FARC, quien dio el primer paso a la negociación. Según “Timochenko”, el Presidente de la República fue “desde el comienzo mismo de su gobierno” el que “buscó contactarnos para dialogar de paz”, no como lo había dicho el mandatario: que era la debilidad del grupo la que lo había llevado a la mesa.
No es un detalle menor. Implica que la guerrilla no ha doblegado su voluntad de lucha, en otras palabras, que no está sentada en Cuba como resultado de una decisión de abandonar la violencia y deponer las armas, sino por insistente invitación del gobierno, que el Secretariado asume en el marco de su plan estratégico y de su tradicional combinación de acción política y violenta, a la cual tampoco han renunciado.
Eso explica, además, que el inicio de contactos secretos del gobierno con el grupo y los posteriores diálogos coincidan con el aumento sostenido de atentados terroristas, ataques a soldados y policías, detonación bombas y en general de las acciones violentas. Las FARC entendieron esto como muestra de debilidad lo que a su vez las estimuló para elevar la acción militar.
Segundo. La cuota inicial para que Alfonso Cano aceptara la propuesta de iniciar un nuevo proceso de paz fue reconocer legitimidad a las reivindicaciones retóricas del grupo. En la carta se afirma que la búsqueda de las FARC, Santos la hizo “argumentando que reconocía buena parte de justicia en nuestras reclamaciones”. Es decir, validó las reclamaciones, las banderas, el discurso, las consignas, la retórica y las justificaciones del terrorismo.
Tercero. Para iniciar el proceso, el Presidente repudió, en privado y luego en público, la Política de Seguridad Democrática. Cano lo exigió en el video publicado el 30 de julio de 2010.
La carta reprocha al Presidente que el discurso en El Caguán “pareció el vivo retrato de su paso por el Ministerio de Defensa en la administración Uribe”, con lo cual establece un contraste con las políticas actuales. A “Timochenko” lo excita el Santos que legitima a las FARC para negociar y explica las matanzas y bombas como reglas de juego pactadas para el proceso, mientras repugna al Santos que cumplía obedientemente las órdenes de Uribe de combatirlas con firmeza.
El precio del proceso de paz, está claro, fue desmontar una política que había dado resultado y lo seguiría dando en contra del narcotráfico y la guerrilla. El resultado de ese desmonte está en las negativas estadísticas de 2012 que el Ministerio de Defensa oculta.
Cuarto. “Timochenko”, asevera que las FARC creían que “Santos era sincero al manifestar que soñaba con pasar a la historia como el Presidente que consiguió la paz para Colombia”. Y agrega que el mandatario: “lo mandó a decir de tantas maneras, dio tantas muestras de querer en realidad alcanzarlo”.
¿Qué tantas muestras alegraron a las FARC? El rompimiento con Uribe, el montaje de un tinglado de persecución contra el uribismo, las calificaciones de ‘mano negra’ contra la oposición, la reforma constitucional que da impunidad a crímenes pasados, presentes y futuros de la guerrilla, la distinción de ese grupo respecto a sus aliadas las bacrim, la legitimación internacional, los anuncios presidenciales de que a las FARC hay que creerles cuando dicen que no secuestran, el debilitamiento de la erradicación de cultivos de coca… ¡la lista es larga!
Finalmente, “Timochenko” revela que “en la Mesa se han adelantado importantes avances de acuerdos”. ¿A qué avances se refiere? ¿Acaso los colombianos no tienen derecho a conocerlos? ¿O es que son de tal gravedad que deben mantenerse ocultos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...